PRINCIPIO DE UNA HISTORIA

Comienzo de una vida de lucha y sacrificio en la defensa de su ideario político.

Víctor García García emigró al Brasil junto a sus padres y hermanas siendo un niño. Acudía a ese hermoso país de acogida en búsqueda de un bienestar económico que les había sido negado con el trabajo improductivo y esforzado en su “terruño” Asturiano. Creció en Santos rodeado de desigualdades sociales, de miseria, de injusticias, brotando en su ánimo rebelde el caldo de cultivo que dió origen con el paso del tiempo al deseo de lucha por la equidad y la justicia del pueblo oprimido con el que convivía, ideales que fueron consolidándose con el paso del tiempo. Estudió Contabilidad “Tenedor de libros» en la Academia Estatal.

En esa época se afilió al Partido Comunista Brasileiro (PCB) creyendo que el desarrollo de su ideario político sería más efectivo dentro de una organización afín y consolidada en la lucha clandestina. (El PCB era ilegal en la dictadura del General Getulio Vargas).

Acabados sus estudios creó un despacho de contabilidad financiera en su ciudad en sociedad con su primo Arthur. Al poco tiempo abandonó el puesto de trabajo que le era muy productivo por no ser compatible con sus actividades políticas clandestinas. Arthur terminó siendo un próspero contable financiero.

Julia García García narra en la entrevista que le hicieron en la Universidad de Sao Paulo, parte de la vida cotidiana de lucha y sacrificio de su hermano, con el consiguiente sufrimiento que acarreaba para aquella humilde familia lastrando su felicidad.

*Reseña periodística del mitin dado por «el Brasileño» en la plaza de la República de Santos en el aniversario de la ejecución de Sacco y Vanzetti promovida por el Socorro Rojo Internacional.

* Algunos informes policiales referentes a su actividad clandestina.

*Como consecuencia de su actividad política subversiva fue expulsado del país el 23 de Noviembre del año 1.933. La policía le embarco en el trasatlántico “Bagé” en el puerto de Santos con destino a Vigo (España) haciendo previamente escala en Rio de Janeiro. La noticia de su deportación fue recogida y comentada en los diarios nacionales Brasileiros.

Desde Vigo se trasladó a Oviedo viviendo en el domicilio de su hermano Manuel en la calle Foncalada  Nº 36 hasta agosto en que se desplazó a Mieres (Asturias) conviviendo con unos familiares.

Se afilió al partido Comunista de Asturias (PCA.) ocupando entre otros puestos el de dirigente del sindicato de la construcción.

REVOLUCIÓN DE OCTUBRE DEL 34 EN OVIEDO

Participó en la revuelta armada y organizó una huelga general de la construcción  en las fechas previas al estallido revolucionario.

«Con el fracaso revolucionario salió de la ciudad en un automóvil “requisado” al Sr. Herrero,  propietario del Banco de su nombre. Iba acompañado por Andrés Avelino Álvarez Fernández de Loriana (Oviedo) hijo de Juan y Constancia de profesión chófer y, de Ramón García Roza de Langreo, librero, hijo de Manuel y Vicenta. Partieron hacia Potes (Cantabria) por la ruta de Campo de  Caso (Asturias) donde abandonaron el coche retirándole los platinos.  Desde ahí por una senda y medios de transporte no especificadas llegaron a Potes. Cuando se disponían a subirse a una camioneta para proseguir su marcha fueron detenidos por las Autoridades y vecindario por la denuncia de Ramón Prida. Era el 12 de Octubre del año 34. Al «Brasileño» le hallaron una pistola del calibre 6,35 cargada y cincuenta y siete pesetas (57). Los tres fueron ingresados en la cárcel local.

El 27 de Noviembre del mismo año les trasladaron a Santander y fueron encarcelados en el barco-prisión Alfonso Pérez. Este barco siguió desempeñando la misma función durante toda la Guerra Civil hasta Febrero del año 1.937, en que fue reconvertido en mercante bajo el nombre “Cantabria”. Fue hundido por el “Nadir” un barco de guerra de la Armada Franquista.

 Víctor García fue juzgado  el 27 de Noviembre del 34 por el Tribunal de Urgencias de Santander y condenado en la “Causa 36 » a dos años de prisión menor por tenencia ilícita de armas. El juicio fue oral y a puerta cerrada. Con la sentencia firme fue encarcelado en Santander (Penal del Dueso) y posteriormente en la Fortaleza San Cristóbal en Pamplona. De aquí fué trasladado a la cárcel Modelo (Oviedo) donde ingresó el 18 de Febrero del año 1.935, para ser juzgado por rebelión Militar. En la cárcel coincidió  en la celda con Baldomero Fernández Ladreda «Ferla» al que convenció para que se afiliase al partido comunista, (pertenecía a la U.G.T.) Durante la Guerra Civil y en el periodo de la «guerrilla» ambos siguieron manteniendo una solida amistad y una fluida comunicación (Según el profesor H. Heine 2010 Y Gerardo Iglesias 2011 en «Porque Estorba la Memoria») (Fernández Ladreda fue un heroico luchador republicano que tuvo que huir a las montañas asturianas cuando el ejército Popular fue derrotado en Asturias, como guerrillero creó el comité de milicias antifascistas de Asturias. en el año 1946, Fué expulsado de P.C. por mandato del dictador Santiago Carrillo al no plegarse a sus órdenes. escondido en soledad cayó en poder de los franquistas en el año 1.947 y sufrió «garrote vil» en la cárcel Modelo de Oviedo).

El juicio tuvo lugar el 22 de Marzo de 1.935. (Causa Nº 818 en la jurisdicción de guerra)  Declara ante el Sr. Juez lo siguiente: que tiene veintiséis años, natural de Oviedo, de profesión albañil, estado soltero, domiciliado en León C/ Crucero de San Marcos 8. Que sabe leer y escribir. Que cuando estalló la revolución de Asturias se encontraba en León trabajando en el río Bernesga sacando arena y piedra para hormigón a las órdenes del patrono Luis Zancada del Barrio, que tenía su residencia en Astorga.  Y que el día 12 de Octubre de 1.934 marchó de León a Santander, siendo detenido en Potes, que no es cierto que llevase en su poder cinco mil pesetas del presunto robo al Banco de España durante la Revolución ni había tomado parte en ella.  

Que no ha pertenecido nunca a ningún partido político ni sindicato.

La guardia civil de León por orden del juez, investigó la declaración del “Brasileño” comprobando que era falsa en su totalidad.

En el juicio se le clasifica como individuo peligroso, asocial, comunista y se le imputa el asalto al Banco de España de Oviedo  con un delito de robo importante en dinero, en la cantidad de catorce millones cuatrocientas veintiocho mil cuatrocientas treinta y ocho pesetas, llevado a efecto con violencia en personas y cosas, sustrayendo tal cantidad de las cajas de seguridad de la sucursal del Banco de España de Oviedo, en los primeros días del mes de Octubre del 34 y otro de ciento dieciséis mil quinientas pesetas en valores, sustraídas al portero de dicha sucursal.

Fue acusado además de atacar la cárcel  de la ciudad con consecuencia de muerte para los soldados y guardias de asalto que la defendían.

Fueron encausados junto al «Brasileño» noventa y ocho personas.

Ambas imputaciones fueron sobreseídas por falta de pruebas.

Reingresó en la cárcel Modelo y el 23 de Noviembre del 35 es enviado a la Prisión Central de Burgos, de donde sale en libertad en 18 de Enero del 1.936″.

Texto extraído en su totalidad del informe del Archivo Regional Región Militar Noroeste (Ferrol 3385).

Informe: Ejércitos de operaciones de Asturias. Juzgado Militar Nº 8. Causa Nº 818 instruida contra Víctor García García el «Brasileño». Delito: supuesto de auxilio a la rebelión. 

 * Carta escrita por el “Brasileño” a su hermana Julia García García una vez liberado de la Prisión Central de Burgos. Fue interceptada por la policía brasileña considerándola de  “alto contenido político” siendo la justificación para expulsarla a España durante veinte años.

Scroll al inicio